El amor es saludable

Pareja con su hija al aire libre
El amor, tanto el que sentimos como el que nos brindan, es una excelente terapia para nuestra salud. En todas las etapas de nuestra vida necesitamos amor: de padres, de hijos, de amigos, de pareja, de nietos, de abuelos, de hermanos, y así podríamos nombrar innumerables vínculos que nos despiertan ese sentir tan importante para mantener una buena salud emocional.

Durante la infancia, las demostraciones de amor se tornan cruciales, ya que es cuando se sientan las bases para que los niños se conviertan en adultos emocionalmente equilibrados, dotados de las habilidades necesarias para gestionar y canalizar sus propias emociones. El contacto físico, como las caricias entre padres e hijos, crea un entorno que incide significativamente en el desarrollo biológico, intelectual y social del niño.

La carencia de amor en la infancia puede desencadenar problemas emocionales en la vida adulta. Por otro lado, las emociones positivas, como el amor, desempeñan un papel vital en nuestro bienestar al ayudarnos a sentirnos mejor y afrontar situaciones estresantes de manera más efectiva.

El amor tiene un impacto directo en la salud cardiovascular, reduciendo los riesgos de enfermedades cardíacas y contribuyendo a prolongar la esperanza de vida. Los lazos afectivos con la pareja, los amigos y familiares mejoran la presión arterial, lo que a su vez ayuda a mitigar los niveles de ansiedad, estrés y depresión, considerados como «factores psicológicos de riesgo».

El entorno afectivo también se revela como un elemento clave para optimizar la respuesta a tratamientos médicos. Para cultivar el amor propio y hacia los demás, es necesario invertir tiempo, buscar compañía, expresar la importancia que tienen los seres queridos, ampliar círculos sociales, y cuidar tanto de nuestra salud como de nuestra felicidad, involucrándonos en actividades que nos gusten, hagan bien y realizando ejercicio regularmente.
Celebremos el 14 de febrero el amor sano, el amor que nos hace crecer y ser mejores.