Infecciones por hongos en verano

Dra. Lídice Dufrechou | Dermatóloga

Mujer abrazando a una niña envuelta en una toalla

Se acerca el verano, considerado por muchos la estación más linda del año. En esta época estamos mucho más en contacto con la naturaleza. El calor del verano nos invita a estar más en la playa, nadando en la piscina y haciendo uso de las instalaciones deportivas. El aumento de estas actividades con temperaturas altas y humedad favorecen el desarrollo de infecciones de piel, especialmente las causadas por hongos. 

Las dermatomicosis son infecciones producidas por hongos que afectan a la piel, las uñas y el pelo. Suelen afectar por igual a ambos sexos y se dan en todas las edades, por lo que constituyen un motivo de consulta muy frecuente en esta época. Se describe cierta disposición genética a contraer infecciones por hongos, por lo cual es habitual que la infección micótica se repita en individuos que ya la han padecido anteriormente, tal es el caso de las infecciones en las uñas de los pies, que sulen mejorar con el tratamiento pero reaparecen y de la pitiriasis versicolor que explicaremos a continuación. 

Las micosis superficiales más frecuentes se pueden dividir en tres grandes grupos: 

1. Pitiriasis versicolor

Es de las infecciones más frecuentes del verano y es ocasionada por hongos del grupo de las levaduras que forman parte de nuestra flora cutánea habitual, es decir, que se encuentran en cantidades limitadas en nuestra piel, sin causar ningun tipo de enfermedad. Sin embargo, en algunas ocasiones, cuando hay exceso de humedad, calor o sudor, aumentan en cantidad, lo que supone un desequilibrio en la piel dando lugar a la infección. Por este motivo se llaman infecciones “oportunitas”.

La pitiriasis versicolor se manifiesta por la presencia de manchas descamantes en la piel del tronco, preferentemente en la parte alta de la espalda, hombros y pecho. Las manchas son pequeñas, algunas confluyen para formar manchas más grandes y tienen la particularidad de ser de color variable: blancas, castañas o rosa pàlido. Al exponerse al sol, las manchas se hacen más prominentes porque la piel no afectada por el hongo se broncea y la piel afectada permanece blanca generando un contraste que hace más evidente la alteración.

un niño y una niña envueltos en una toalla, sentados al sol con lentes de sol

2. Candidiasis

También se trata de una infección provocada por levaduras presentes de forma natural en la piel, mucosas y, sobre todo, en el tubo digestivo. La infección por estas levaduras del género Candida son también oportunistas. Los factores riesgo de infección son el calor, la humedad, la presencia de enfermedades que supongan una disminución de la actividad del sistema inmunológico, el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, el exceso de sudoración, los tratamientos con antibióticos o corticosteroides entre otros.

La candidiasis suele aparecer en los pliegues de las ingles, en pliegues de piel en personas obesas a nivel del abdomen, debajo de las mamas en las mujeres, o en la zona genital, también en el área de contacto con el pañal tanto en adultos que requieren pañales como en bebés y niños pequeños. Estas infecciones se manifiestan ocasionando un color rojo intenso en la piel, generando picazón, disconformidad e irritación. Otras posibiles formas de presentación exeden el objetivo de esta comunicación.

3. Tiñas

Las tiñas son infecciones de piel provocadas por hongos llamados dermatofitos, éstos afectan principalmente los tejidos que contienen queratina como piel, pelo y uñas. Dentro de este tipo de infecciones, las más comunes son las de los pies y de ellas, la más conocida es el pie de atleta.

A diferencia de las levaduras mencionadas, los dermatofitos, no forman parte de nuestras flora habitual, generalmente los adquirimos del exterior, por contacto con personas infectadas o por utilización de instalaciones y/o objetos infectados.

Los dermatofitos también pueden ser transmitidos a los humanos a través de los animales, principalmente mascotas. Los factores mencionados previamente, también son factores de riesgo para las infecciones por dermatofitos.

Las infecciones por dermatofitos adoptan varias formas clínicas según donde asienten. Por lo general, se aprecian en pligues interdigitales ( entre los dedos de los pies) y en pligues inguinales. Suelen presentarse con enrojecimiento y descamación de la piel, siendo por lo general lesiones bien delimitadas. En las uñas producen un cambio de coloración, engrosamiento y alteraciones estéticas. En en pelo ocasionan “peladillas” y son mucho más frecuentes en niños que en adultos.

Medidas de prevención para evitar las tiñas:

  • Evitar andar sin calzado en lugares públicos y húmedos (piscinas, duchas, vestuarios).
  • Secar bien la piel luego del baño.
  • No utilizar ropa interior de fibras sintéticas, se aconseja la ropa interior de algodón.
  • No compartir toalla, peine ni esponja con otra persona.
  • Se recomienda cambiar las medias las veces necesarias para mantener los pies secos.
  • Evitar calzado de materiales sintéticos (que favorecen la transpiración).
  • Utilizar talcos o desodorantes que eviten la sudoración excesiva.

Diagnóstico y Tratamiento

  • El diagnóstico de las infecciones micóticas no siempre es sencillo, dado que hay múltiples enfermedades de la piel que suelen imitar y muchas veces coexistir con las infecciones micóticas. Los pacientes con piel sensible y/o alérgica, suelen presentar lesiones muy parecidas a las causadas por hongos y se confunden unas con otras. El diagnóstico definitivo de una infección micótica es mediante el estudio micológico. Este permite confirmar que estamos frente a un hongo y caracterizar al mismo para poder realizar tratamiento. En la práctica clínica, no siempre es necesario realizar el estudio.
  • El tratamiento de las infecciones por hongos suele ser efectivo, si bien en muchas oportunidades pueden reincidir. Para lograr una buena respuesta terapéutica se tienen que mantener las medidas mencionadas, en la mayorìa de los casos, es suficiente un tratamiento local con cremas anti micóticas y/o shampooes. Sin embargo, hay casos muy concretos en los que el tratamiento por vía oral (comprimidos) es absolutamente necesario para alcanzar una curación definitiva.
  • Los antimicóticos de venta libre no suelen ser efectivos para tratar muchos de los hongos mencionados anteriormente. Siempre recomendamos asistir a la consulta médica para realizar el diagnóstico y tratamiento adecuados.