¿Elijo esta vida acelerada?

Ya pasando la página y entrando en un nuevo año los invitamos a hacer una pausa para fijar nuevos objetivos personales y saber cómo elegimos vivir nuestra vida.

Muchas veces nos encontramos corriendo sin un destino claro, luchando contra el tiempo, sin hacer una selección de las actividades que realizamos y actuando como si todo pareciera urgente.

Vivir apurados nos enferma, es una carrera que no tiene fin donde vamos y lo que nos importa e ir tachando todo lo que contiene nuestra agenda a costo de cansancio, presión constante y estrés. Dejamos de disfrutar del tiempo libre y de las relaciones interpersonales.

¿Qué podemos hacer? Desacelerar nuestro ritmo de vida. Volver a instalar nuestra mirada en los lazos y afectos, permitirnos experimentar actividades placenteras, volver a tener tiempo para jugar, comer, amar. Buscar un equilibrio entre nuestras responsabilidades y las actividades antes mencionadas. Tomar el control de nuestro tiempo, sin tener que someternos a él.

Para que el reloj no nos consuma dejamos algunos consejos:

  • Destinar el tiempo necesario para dormir y reparar energías.
  • Practicar hobbies que te generen satisfacción y bienestar.
  • Realizar actividad física para estar más saludable.
  • Dejar de mirar el reloj a cada rato e intentar descartarlo los fines de semana.
  • Comer despacio y consciente, sin celular, sin computadora o televisión.
  • Saber apagar el celular y disfrutar el momento.
  • Tomarnos un tiempo para pensar en nuestros objetivos de vida.

Deseamos que todo esto no quede en un papel y que puedan llevarlo a la práctica en este 2022.

 
¡Felicidades!