¡Niños de vacaciones!

¡Llegaron las deseadas vacaciones! Cada vez más los niños tienen rutinas casi maratonianas como las de los adultos: madrugar, ir al cole, asistir a clases extraescolares, deberes. Es por esto que el ocio vacacional es necesario.

La idea de las vacaciones es que los pequeños puedan descansar y recuperar energías, por lo que debemos ayudarlos a que lo logren disminuyendo los niveles de estrés.

En las vacaciones se recomienda que no existan cuadernos o materiales de estudio. Debemos incentivar el juego al aire libre y creativo evitando caer en la facilidad de las pantallas; recomendamos la regulación de horarios.

En vacaciones los niños dejan de tener rutinas, ya no está tan digitado su día y se encuentran frente a una larga cantidad de horas libres las que ayudan a que se conviertan en tomadores de decisiones. Deberán pensar que es lo qué quieren hacer, qué es lo que les gusta de verdad, con quién quieren jugar. Es un espacio para desarrollar de verdad su personalidad.

Aprenden a aburrirse, lo que no es malo. Cuando nuestro tiempo está desocupado buscamos actividades que requieren usar nuestra imaginación, lo mismo pasa con los niños. En estado de aburrimiento recurren a la fantasía.

Las vacaciones cambian la dinámica familiar, entrando en escena otros familiares que ayudan en la logística, como ser los abuelos, los tíos u otras personas cercanas que nos brindan ayuda hasta que lleguen nuestras vacaciones. En esta oportunidad se generan nuevos lazos o se estrechan los ya existentes.

También en estos momentos ayuda a que los niños interrelacionen con otros pequeños de su edad, es un buen momento para aprender nuevas habilidades sociales.

En las vacaciones se viven nuevas experiencias que pueden ser geniales para su aprendizaje, cuanto más novedosas conozca y más experiencias nuevas viva más completo será su desarrollo.

Las vacaciones son para vivir nuevas experiencias que pueden ser geniales para su aprendizaje. ¡Les deseamos un buen descanso a todos nuestros pequeños!