Relaciones sexuales durante el embarazo

  • Revista Tu Bebé
  • Martes 21 de febrero de 2012
  • Dr. Enrique Pons
  • Ginecólogo

Muchas parejas se olvidan de que un embarazo, generalmente, ocurre después de una relación sexual. Debido a esto existen mitos y temores relacionados con la sexualidad durante el embarazo. A veces resulta algo incómodo o se disfruta más que nunca, pero a veces también está ausente durante toda la gestación. Lo que siempre pasa es que hay cambios en la sexualidad durante el embarazo. Las necesidades sexuales de una pareja varían ampliamente. Para algunas es una relación obligatoria semanal y para otras una relación diaria nunca es suficiente. Estas variaciones entre pareja y pareja también existen durante los tres trimestres del embarazo.

A continuación detallamos cómo cambian los deseos y las relaciones sexuales de acuerdo a la etapa del embarazo:

Primer trimestre
En estudios científicos se ha encontrado que el 54% de las mujeres experimentan una disminución de su libido durante el primer trimestre del embarazo como consecuencia del cansancio, las nauseas y los malestares habituales durante este periodo. En un porcentaje menor, otras mujeres tienen muchos más deseos sexuales, especialmente por los cambios en la sensibilidad genital secundaria a los cambios hormonales. Incluso muchas mujeres experimentan su primer orgasmo en esta etapa.

Segundo trimestre
Durante esta etapa la situación cambia considerablemente, ya que la pareja ya ha adaptado el embarazo y han desaparecido muchos de los temores y malestares iniciales. Es en esta etapa que se vuelve a la sexualidad previa al embarazo o bien se disfruta del sexo como nunca.

Tercer trimestre
Durante la última etapa del embarazo la sexualidad vuelve a estar comprometida ya que ahora es la panza la que se interpone entre los dos y a veces es muy difícil abstenerse a toda la ansiedad que despierta el nacimiento, especialmente cuando se trata del primer hijo. En esta etapa tanto el placer como el deseo sexual disminuyen en gran cantidad de parejas y en estudios científicos se ha encontrado que durante el último mes del embarazo solamente el 75% de las parejas continuaban las relaciones sexuales en la forma habitual.

El sexo durante el embarazo produce un cambio que puede resultar muy positivo. A continuación te detallamos cuáles son estas ventajas:

  • Es más espontáneo y relajado: en las parejas que han debido estar bajo tratamiento para quedar embarazadas, es a veces el momento en que realmente pueden disfrutar de su sexualidad espontáneamente sin estar pensando en termómetros, calendarios o días especiales del ciclo para poder tener sus relaciones.
  • Despierta sentimientos más profundos: a veces uno de los dos no se encuentra de humor para una relación y deben encontrarse otras alternativas para llegar a la intimidad. Algunas cosas a tener en cuenta es que la sexualidad debe darse como un complemento de otros aspectos en la vida de la pareja. No es necesario cantidad si no intensidad de la relación para llegar a un estado de satisfacción mutua. Siempre poniendo énfasis en el amor más que en la relación sexual.
  • Es más romántico: existen más variantes que las posiciones para el sexo descritas en muchos manuales. A veces es suficiente un beso, una caricia, un abrazo, una cena con velas o una ducha juntos. Charla con tu pareja las cosas que más te gustan, tal vez ahora él deberá “prepararte” para ese momento durante mucho más tiempo que antes y de otras formas.
  • Prepara los músculos para el parto: una buena sexualidad durante el embarazo es importante para preparar el cuerpo para el parto vaginal, los músculos de la vagina se ejercitan durante una relación sexual, y mejoran su tono muscular para el momento del nacimiento.

Para conocer un poco más acerca de este tema estuvimos conversando con el Dr. Enrique Pons.

A algunas mujeres les sube la libido durante el embarazo y a otras no, ¿por qué pasa eso?
El factor más importante es el psiquismo, más que las hormonas o las causas que habitualmente suelen imaginarse, la mujer que se siente feliz, que vive el embarazo como un logro, algo planificado y conseguido con su pareja, seguramente estará estimulada en muchos aspectos incluyendo el sexual.

Para aquellas que el embarazo significa temor, dudas e inseguridades puede darse una retracción en su conducta, no solamente en la sexual sino en otros ámbitos como en el laboral o en su vida social que también puede pensar que se van a ver afectados. La sexualidad depende sobre todo de la mente que es el principal órgano sexual que tienen los seres humanos.

¿En qué situaciones no se debe mantener relaciones sexuales?
Afortunadamente esos casos son muy escasos, la gran mayoría de los embarazos se desarrollan sin riesgo por lo que la mujer está en posibilidad de llevar una vida normal en cualquiera de sus dimensiones, entre ellas la vida sexual, por supuesto que las exigencias que impone el embarazo crecen a medida que pasa el tiempo pero las razones médicas por las que se debe dejar de mantener relaciones son muy pocas, son condiciones en las que hay riesgo de perder el embarazo, hay una amenaza de parto prematuro, o se han producido sangrados durante la gestación.

Muchas de estas situaciones son alarmas que con un tratamiento adecuado se solucionan y todo regresa a la normalidad, es de suma importancia la opinión del médico tratante en cada caso individual; siempre hay que consultar al ginecólogo que está controlando ese embarazo.

O sea que si no hay un riesgo físico no habría problemas para la pareja
Si, pero hay otro factor aparte del clínico que debe ser tomado en cuenta e incluso puede ser el más importante, no depende de la opinión médica sino que también importa la opinión de la mujer, solo ella sabe cómo se siente, si está cansada o preocupada por algo e incluso si está de humor para tener relaciones o no.

¿Durante el último mes del embarazo se debe tomar alguna precaución?
Si la mujer está en condiciones porque desea tener relaciones sexuales, hay algunas cosas que ayudan a evitar a que se sienta incómoda, una de ellas es la posición; que el hombre esté arriba de ella puede significar un peso muy grande sobre el vientre ocasionándole dificultad para respirar, por lo que hay que buscar, jugar un poco utilizando el ingenio para lograr posturas que sean cómodas a la pareja.

De constado generalmente le queda bastante cómodo a la mujer, puede ser sentados aunque el vientre puede molestar un poco, pero en realidad la búsqueda de la posición es lo que hace disfrutables las relaciones, aunque sobre el final del embarazo la mujer suele sentirse más incómoda, sobre todo si comenzó con las contracciones y la pérdida del tapón mucoso lo cual complica un poco el disfrute del sexo.

¿Es cierto que mantener relaciones sexuales sobre el final del embarazo puede aumentar las contracciones?
Hay algo de verdad y de mito en esa frase, es cierto que en el semen hay unas sustancias que, entre otras cosas, podrían estimular contracciones, pero el temor de que las relaciones desencadenen un parto prematuro no tiene mucho asidero en la realidad excepto cuando existen condiciones en las que hay problemas en el propio embarazo por eso insisto en la interacción y la pregunta franca a quien está controlando el embarazo.

La charla con el médico de confianza ayuda a ver la mejor forma para cada mujer de mantener relaciones sexuales, plantear dudas o problemas que se den en la pareja sin tener temores o prejuicios con el tema, la ayuda que puede significar una palabra tranquilizadora es muy importante y de pronto evita la frustración de dejar de lado un hecho que para una pareja que se quiere es muy especial.