Cuidado del recién nacido en el domicilio

Limpie el cordón umbilical con gasa mojada en alcohol con especial cuidado de la piel que lo rodea y luego envuélvalo con gasa seca. Repita esta operación cada vez que cambie los pañales.

Luego de la caída del cordón, continúe con el procedimiento durante tres días más. No se alarme si observa un pequeño sangrado a su nivel en este periodo. Consulte a su pediatra si siente mal olor u observa enrojecimiento alrededor del cordón.

Si se otorga el alta a domicilio y no se retiró la pinza del cordón, no intente quitarla ni manipularla. Solo debe ser retirada por personal competent

Lávese las manos con frecuencia cuando esté a cuidado del recién nacido y exija que lo hagan las pocas personas que estén en contacto directo con él.

Evite las reuniones a su alrededor.

Hasta que no se caiga el cordón la higiene se realiza diariamente mediante esponja jabonosa en todo el cuerpo, incluyendo la cabeza.

Evite tanto el enfriamiento como el calor excesivo por ropas o habitaciones calefaccionadas así como ruidos molestos y reuniones en la habitación. La pareja debe compartir los cuidados del recién nacido.

Las deposiciones del niño alimentado a pecho exclusivo pueden ser frecuentes y a menudo luego de alimentarse; además son amarillentas y semilíquidas. En algunas oportunidades pueden ser verdes y no tiene importancia. Si tiene dudas siempre busque apoyo en su pediatra.

La madre debe alimentarse y descansar adecuadamente. No debe tomar ningún medicamento sin previa consulta médica mientras esté amamantando.