Los bebés en la playa

  • Revista Tu Bebé
  • Martes 24 de Enero de 2011
  • Dr. Néstor Macedo
  • Dermatólogo

Nada mejor que estar a la orilla del mar para refrescarse durante el verano. Además de atenuar el calor por la brisa, el mar es relajante y muy estimulante para los niños. Sin embargo, aunque la playa es buena, no es un destino adecuado para los bebés, sobre todo, si es recién nacido o tiene pocos meses de vida. Si te gusta pasar todo el día en la playa tomar mucho el sol y bañarte hasta que cae la tarde, y ahora tiene un bebé, la playa no es el lugar más adecuado para llevarle de vacaciones.

Los bebés menores de 6 meses no pueden ir a la playa porque no se les puede exponer nunca al sol directo. Los bebés de más de 6 meses tampoco deben ir a la playa, porque aunque estén bajo una sombrilla, el simple reflejo de sol sobre su piel puede provocarles quemaduras de sol, ya que su piel es muy sensible.

Si el bebé tiene más de 8 meses se puede bajar a la playa, pero dentro de un horario limitado. Por ejemplo, de 9 a 10 y media de la mañana y por la tarde a partir de las 17 horas. Así te asegurarás de estar protegiéndolo de los rayos de sol más dañinos y peligrosos, que son los de las horas centrales del día. A primera hora de mañana y a última de la tarde disfrutarán del frescor de mojar sus pies en el mar, si lo desean, y de sentir el suave tacto de la arena sin ningún peligro para su salud. Una vez en la playa, no le pierdas de vista por si se lleva algo a la boca.

Los niños pequeños disfrutan mucho jugando con la arena, pero procura que estén en todo momento bajo una sombrilla. La arena también refleja las radiaciones. Por esta razón, mantén a tu hijo siempre vestido con una camiseta de algodón y una gorra. Si tu hijo ha jugado por la mañana en la playa, es conveniente que antes o después de almorzar, el niño descanse y eche una siesta. Por la tarde, se puede elegir un paseo distinto en lugar de volver a la playa.

Algunos consejos para quienes optan por la playa para las vacaciones:

  • Crema protectora para bebés y niños. Elige una crema fotoprotectora especial para la piel de niños y bebé, con un factor de protección superior a 30 y que sea resistente al agua. Asegúrate de extenderla bien por todo el cuerpo, incluidas la nuca, los pies, manos y orejas, por lo menos media hora antes de ir a la playa. Una vez allí, no te olvides de renovarla con frecuencia, sobre todo, después del baño.
  • Paseos de verano. Al salir de paseo con tu hijo, no te olvides de desplegar siempre una sombrilla o un toldo en su sillita para que el bebé vaya a la sombra, y protege su cabeza con un gorrito bien puesto.
  • Tejidos claros y ligeros. Viste a tu hijo con ropa muy ligera, de algodón, que es transpirable.
  • Agua fresca. Lleva siempre en la bolsa del bebé un biberón de agua o botellita de agua para tu hijo. Los niños pequeños se pueden deshidratar fácilmente. Los más pequeños, los lactantes están hidratados con sólo ofrecerles leche (de pecho o biberón). Para garantizarles un agua fresquita, una buena idea es llevar un termo o una pequeña nevera portátil. En ella podrás llevar también algo de fruta y/u otra cosa refrescante.

¿Los bebés pueden ir a la playa?
Si, pero no los más chicos, es muy importante crear conciencia y transmitir conceptos a los chicos para tener una buena foto educación.
Los primeros tres o cuatro meses la piel de los bebes es inmadura y vulnerable a los agentes infecciosos, la playa es un foco probable de infecciones virales, bacterianas, debido a la arena fundamentalmente.

Por otro lado, los dermatólogos no aconsejamos usar cremas fotoprotectoras en los menores de 6 meses, porque la piel en esos primeros meses es como una esponja, absorbe todo lo que se aplica por lo que hay que tener mucho cuidado con las medicaciones tópicas y cremas que se aplican.

¿Cómo se pueden proteger a los menores de 6 meses?
Se debe tratar de mantenerlos a la sombra, en lugares frescos dentro de lo posible y la protección se da con la ropa, mantenerlos vestidos, con remera, gorro sin exponerlos abruptamente al sol.

¿Y después de los 6 meses?
Toda esa conducta y esos hábitos que decimos siempre los médicos, de manejar con prudencia los horarios de exposición al sol, son tremendamente importantes.
La vestimenta es un elemento de protección básico, acostumbrarlos a estar siempre con sombrero y remera. Recomendamos utilizar un factor mayor de 30 y después hay algunos niños que pueden requerir aún más.

¿Cómo se aplica el protector?
El protector solar debe aplicarse media hora antes de exponer al bebé al sol de forma que la piel tenga tiempo de absorber la protección y se debe tener especial cuidado en que todas las zonas que vayan a estar expuestas directamente al sol queden cubiertas.

Cada dos horas máximo se debe repetir la aplicación, aunque la marca que se elija indique que dura más tiempo.

Al momento de elegir el fotoprotector, tener en cuenta que sea resistente al agua y a la transpiración del niño, porque más allá de que lo apliquemos reiteradas veces, debe dar la tranquilidad de que no se le va a salir o a correr mientras juegue o se acerque al agua.