Disfunciones del piso pélvico
Patricia Amerio | Lic. en Fisioterapia y Obstetra-Partera

¿Qué es el piso pélvico?

Es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la parte inferior de la cavidad abdominal. Para poder lograr este cierre los músculos se orientan en diferentes planos: superficial, medio y profundo, debiendo tener inserciones en el coxis y pubis. Esta disposición de las fibras musculares permite entender cuáles son sus principales funciones: mantener una adecuada posición de los órganos pélvicos (vejiga, vagina, útero y recto en la mujer y vejiga, próstata y recto en el varón) impidiendo su descenso, asegurar la continencia urinaria y de materia fecal, ayudar en la etapa expulsiva del parto, mantener la estabilidad lumbar y desarrollar un papel importante en las relaciones sexuales.

Por tanto una afectación del suelo pélvico puede determinar, o al menos contribuir a: incontinencia urinaria, incontinencia fecal y/o para gases, prolapso de órganos pélvicos, alteraciones en el vaciado vesical, disfunciones defecatorias, disfunciones sexuales y síndrome de dolor pélvico crónico.

¿Quiénes pueden padecer una disfunción de piso pélvico?

Estas patologías se presentan tanto en varones como en mujeres e incluso en niños, aunque por las características anatómicas suelen ser más frecuentes en la mujer y en especial al aumentar la edad.

¿Qué tipos de tratamientos existen para estas disfunciones?

Existen diferentes tipos de tratamiento, entre ellos fisioterápico, farmacológico y quirúrgico. Cada uno de éstos deberá ser individualizado de acuerdo a las características de cada persona, tipo de disfunción, sexo y edad, no siendo excluyentes uno del otro e incluso pudiendo ser el tratamiento fisioterápico un coadyuvante en preoperatorio y postoperatorio.

¿En qué consiste el tratamiento fisioterápico en estos pacientes?

La intervención fisioterápica debe ser tomada como la de primera línea para el abordaje inicial de las patologías mencionadas dada su efectividad, bajo costo y ausencia de efectos secundarios. En algunas circunstancias, corrige el problema haciendo innecesarios otros tratamientos o disminuyendo la necesidad de medidas mayores.

El tratamiento fisioterapéutico de las disfunciones del suelo pélvico consta de diferentes aspectos: intervenciones sobre el estilo de vida, modificaciones de la conducta y rehabilitación a través de un plan de ejercitación de la musculatura del piso pélvico, Biofeedback, electroestimulación y neuromodulación.

¿Quiénes se beneficiarían de un plan de ejercitación de los músculos de suelo pélvico guiado por un Fisioterapeuta?

Mujeres embarazadas o cursando el postparto, mujeres en preoperatorio y postoperatorio de cirugía por incontinencia y/o prolapso, varones en preoperatorio y postoperatorio de cirugía de próstata.

El pudor que genera tanto en varones como en mujeres hablar de dichas disfunciones, así como la falsa idea de que son problemas “naturales” (sobre todo por parte de la mujer), lleva a no realizar la consulta y tratamiento en forma precoz. Esto limita la autonomía, reduce la autoestima y deteriora la calidad de vida de la persona que la padece, provocando así un impacto importante en la esfera afectiva, social, sexual y profesional.

Por tanto: dichas disfunciones no se deben tomar como “naturales”, siendo importante la consulta en forma precoz y sabiendo que existen tratamientos posibles y eficaces.