Un lindo plan familiar: pasear en bici

El otoño es una buena época para salir a pasear en bicicleta en familia los fines de semana. Las temperaturas agradables invitan a disfrutar del aire puro y de los entornos naturales.

Si salís con niños, es conveniente buscar lugares tranquilos en los que no haya tráfico para evitar cualquier imprevisto.

Andar en bicicleta favorece la flexibilidad, la agilidad a nivel corporal, mejora la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones, especialmente las rodillas. También mejora la postura, disminuye la tensión en la columna vertebral y alivia los dolores de espalda. Mejora el estado de ánimo, rompe la rutina, alivia el estrés acumulado de la semana y despeja la mente de las preocupaciones. Produce ilusión, alegría y motivación.

El paseo en bici es ideal para educar a los niños en la importancia del cuidado al medio ambiente y la ecología, ya que la bicicleta es un medio de transporte que no contamina el entorno.

Para que un paseo en familia sea exitoso deben tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Elegir bien el recorrido: lo ideal es un camino que sea con poca pendiente y linda naturaleza.
  • Dosificar los tiempos: es bueno comenzar con períodos cortos con bajas exigencias, así se evita la fatiga y se entusiasma a los más pequeños a seguir con el deporte. Hay que partir con 20 minutos o media hora y después ir aumentando a una hora, dependiendo de la destreza de cada uno.
  • Ir al ritmo del más lento: el de mayor nivel en la familia tiene que ir adecuándose a los niveles más inferiores y acompañando al resto.
  • Integrar a los más pequeños al paseo: existen bicicletas de madera sin pedales que los ayuda a mantener el equilibrio y a partir de ahí pueden empezar a subirse a bicicletas con ruedas auxiliares y después ir aumentando el nivel.
  • Indumentaria correcta: se deberá usar ropa con colores brillantes y casco.