Infecciones urinarias en niños

La infección urinaria es una enfermedad que corresponde a la colonización, invasión y multiplicación de microorganismos patógenos en las vías urinarias. Puede presentarse a cualquier edad, siendo más frecuente en niñas mayores de dos meses. Sus síntomas son fiebre, dolor al orinar, irritabilidad y urgencia para acudir al baño.

El tracto urinario está compuesto por los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Cada órgano tiene una función específica en el proceso de eliminación de los desechos líquidos del cuerpo. Los riñones son los encargados de filtrar la sangre y producir la orina, los uréteres llevan la orina de los riñones a la vejiga y ésta almacena la orina hasta que es eliminada del cuerpo a través de la uretra.

La infección se denomina cistitis cuando lo comprometido es la parte baja, compuesta por la uretra y la vejiga. Pasa a ser pielonefritis cuando se extiende hacia partes más altas del tracto urinario, ascendiendo por los uréteres hasta los riñones.
En este último caso es más grave, ya que compromete órganos que pueden llevar al daño renal.

Cuando los niños dejan los pañales y empiezan a limpiarse solos, debemos enseñarles buenos hábitos higiénicos.
Las niñas deben asearse con el papel higiénico desde adelante hacia atrás, para impedir que los gérmenes procedentes del recto entren en la uretra. Además, se les debe enseñar a todos los niños que no aguanten sus ganas de orinar, porque el mantener la orina en la vejiga proporciona a las bacterias un campo de cultivo idóneo para proliferar.

Además, se recomienda el uso de ropa interior de algodón.

El tratamiento de esta enfermedad es con antibióticos y una vez finalizado es necesario realizar un nuevo examen de orina para confirmar que la infección ha terminado, ya que si queda mal curada puede volver a presentarse.

Debe consultar con un médico si su hijo:

- Tiene fiebre acompañada de escalofríos, sobre todo si se asocia a dolor de espalda.
- Orina más de lo habitual.
- Se moja de día o de noche en una edad en la que ya tiene el control miccional.
- Tiene orina maloliente, sanguinolenta o descolorida.
- No logra una buena curva de peso y talla.