¿Golosinas otra vez?

En los cumples infantiles generalmente hay snacks, frankfurters, hamburguesas, golosinas en la mesa, en la piñata y en las sorpresitas...claro que si los chicos consumen estos alimentos esporádicamente, no corren ningún riesgo. El problema es que cuando las generaciones son muy grandes, ¡pueden llegar a tener tres cumples por semana o más!

Sumado a esto, en muchos casos, las meriendas que llevan los chicos al cole suelen ser snacks y alimentos poco saludables. Es importante reflexionar y preguntarse sobre qué están comiendo los niños en la semana. ¿Son este tipo de comidas excepciones o por su frecuencia se vuelven rutina?

¡Un cumple infantil puede tener otras opciones!
Puede parecer más fácil comprar solamente los clásicos de cumpleaños, pero si le ponemos pienso y un ratito de tiempo, podemos servir una mesa diferente e igualmente atractiva para los más chicos.
En vez de snacks podemos hacer pop casero y servirlo en un bol de color o en conos de papel. Una divertida propuesta puede ser armar un mini kiosko con alimentos saludables y que lo "atiendan" los hermanos mayores, les encanta! Frutos secos como pistachos, castañas, maní (no frito) sin sal, semillas de girasol (pipas) en paquetitos chicos pueden ser algunos de los alimentos del kiosko.

Como "plato principal"
Los sandwiches admiten variantes de ingredientes: huevo, atún, carne. También podemos utilizar diferentes tipos de panes como pebete, mini pita, wraps.
Las empanaditas de copetín hechas al horno les encantan, rellenas de carne por ejemplo.
Las mini pizzas también son una excelente idea, se pueden tener pre hechas y simplemente meterlas en el horno. Algunas opciones para acompañar las mini pizzas pueden ser croquetitas o papas noisette.

¡A soplar las velitas!
A la hora de soplar las velitas no puede faltar la torta, decorada como pide el homenajeado/a.
Para acompañar la torta podemos armar mini brochettes de frutas, bols con cereales, salchichón de chocolate casero, merenguitos, mini muffins de frutas, waffles para que agreguen dulce de leche o chocolate, galletitas caseras o gomitas de gelatina sin azúcar.
Si es verano, se pueden ofrecer helados hechos con jugo natural o con licuado de frutas.
Es preferible hacer todo en porciones pequeñas y que los chicos se sirvan más de una vez a tener que tirar comida.

Algunas lindas ideas para las sorpresitas pueden ser libretas, lápices, drypens, libros, agendas, de esta forma podés evitar las golosinas y reservarlas únicamente para la piñata.

Alguien tiene que empezar alguna vez, ¿y si sos vos?

Fuente: Lic. Luciana Lasus
comermejor.com.uy