El frío: enemigo de los hipertensos

De acuerdo a estudios realizados por el London School of Hygiene & Tropical Medicine del Reino Unido, la baja de 1ºC de la temperatura media diaria se asocia a un incremento en el riesgo de los infartos. Se estima que cada vez que la temperatura baja un 1ºC, se eleva en un 2% la probabilidad de sufrir un ataque al corazón.

El frío provoca vasoconstricción (estrechamiento de las arterias) para evitar que se pierda calor por la piel y por eso sube la tensión arterial. Además en los meses de bajas temperaturas, disminuye la práctica de actividad física, las dietas son más calóricas y las enfermedades respiratorias aumentan, generando inflamaciones que afectan el árbol vascular.

¿Cómo cuidarnos?

Lo primero que recomendamos es no fumar, quienes fuman tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto en comparación con quienes no lo hacen.

También aconsejamos mantener una alimentación saludable, evitando el consumo de grasas saturadas y priorizando el consumo de frutas y verduras.

Realizar actividad física en forma frecuente es beneficioso, por lo menos tres veces a la semana.

Controlar el peso es importante ya que el exceso de kilos produce una serie de cambios en el organismo que predisponen a tener enfermedades cardiovasculares.

Otro factor a tener en cuenta para el cuidado es alternar el trabajo con la recreación, el cansancio acumulado y las jornadas laborales mayores a 10 horas diarias predisponen a infartos y otros problemas vasculares.

Según estudios realizados por la University College de Londres quienes trabajan más de 55 horas a la semana tienen 1.3 veces más riesgo de morir por un infarto u otra enfermedad coronaria.