Adolescentes: descanso y alimentación saludable

Recientemente ha sido publicado un estudio donde se concluye que los adolescentes que duermen menos de lo necesario consumen más snacks y productos ricos en grasas.

Otras investigaciones han demostrado que la grelina, la hormona que promueve el hambre, aumenta si se restringen las horas de sueño y se reduce la leptina, hormona que contribuye a la percepción de saciedad.

El hecho de que un adolescente no tenga buenos hábitos de sueño hace que permanezca despierto más tiempo, comiendo muchas veces sin necesidad o a deshora generando así también un desorden en su alimentación.

Es importante una correcta "higiene del sueño", lo que significa tener una rutina de relajación, evitar la cafeína y el alcohol cuatro horas antes del momento de irse a acostar.

Lo ideal es que el sueño se concilie antes de media noche, para optimizar su calidad. Dentro de la rutina de relajación se deben evitar pantallas de cualquier tipo.

El tiempo recomendado de horas de sueño en adolescentes es, en promedio, de 10 horas. Si duermen menos que eso, tienen un 20% más de riesgo de tener obesidad.