Tiempo de gripes

Un año más recordamos a nuestros socios la importancia de la vacunación contra el virus de la gripe. Aunque lo hayan hecho el año pasado necesitan una nueva dosis porque el mismo cambia de un año a otro.

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por un virus. Puede ser una enfermedad leve o severa y podría derivar en la muerte.

La infección comienza súbitamente provocando síntomas que duran más de 2 semanas. Los síntomas son fiebre alta, tos, irritación de la garganta, dolor muscular, de cabeza, fatiga y algunas personas podrían tener vómitos y diarrea.

Puede producir complicaciones serias en pacientes de alto riesgo:

  • mujeres que están embarazadas
  • mujeres dentro de los primeros 6 meses de post parto
  • personal de la salud, especialmente los que están en contacto con pacientes
  • cuidadores o acompañantes de pacientes
  • niñas y niños de 6 meses a 4 años de edad inclusive
  • personas de 65 y más años de edad
  • personas de 5 años y más con enfermedades crónicas, especialmente portadoras de las siguientes patologías: EPOC (enfisema y asma moderada severa), obesidad severa (IMC igual o mayor a 40), cardiopatías, diabetes insulinodependiente, pacientes con VIH, neoplasias, enfermedades renales o hepáticas crónicas, uso prolongado de medicamentos inmunosupresores.

La diferencia que tiene con un resfrío es que si bien sus síntomas son similares los virus son distintos. La influenza suele ser más grave que el resfrío y los síntomas como fiebre, dolores musculares, cansancio extremo y tos seca son más comunes e intensos. Los resfríos generalmente no resultan en problemas serios de salud como neumonía, infección bacteriana u hospitalizaciones.

La vacunación contra la influenza ha demostrado ser eficaz sin provocar la enfermedad ya que no contiene ningún virus “vivo”.

A través de la versión web del portal de salud MiMP nuestros socios pueden conocer la disponibilidad de vacunas en nuestras Clínicas.

La vacuna está contraindicada a:

  • lactantes con menos de 6 meses de edad
  • personas con alergia comprobada al huevo o a algún componente de la vacuna
  • personas con antecedentes o portadoras del Síndrome de Guillan Barre

La vacuna antigripal puede administrarse en forma paralela a otras vacunas del Certificado Esquema de Vacunación. En el caso de enfermedad febril en curso, debe postergarse su administración.

Se recomienda vacunarse todos los años porque el virus de la gripe tiene elevada capacidad de variar, lo que determina riesgo de mutaciones. Por ello la composición de la vacuna debe actualizarse cada nueva temporada y administrarse anualmente.