¿Qué hacer cuando retenemos líquidos?

La retención de líquidos recibe el nombre de hidropesía o edema y significa que en ocasiones retenemos más fluidos de lo normal, es decir que hay un desequilibrio en el paso de líquidos entre el espacio dentro de los vasos sanguíneos y el espacio entre las cálulas, ya sea por mayor salida desde el intravascular o menor reabsorción.

La misma se puede dar por condiciones fisiológicas como el clima muy caluroso o el uso de algunos medicamentos, o tambián se puede explicar por enfermedades y ser un síntoma de problemas circulatorios, enfermedades del riñón, corazón e hígado.

A mayor peso corporal y más edad del paciente, hay más probabilidades de retener líquidos. Las mujeres por sus cambios hormonales en menopausia, embarazo y menstruación son más propensas a sufrir esta condición.
¿Cómo podemos saber si estamos reteniendo? Hay señas que nos pueden ayudar, por ejemplo hinchazón de los tejidos blandos (principalmente extremidades inferiores), aumento de peso y/o del diámetro abdominal, sensación de pesadez, debilidad, calambres y disminución o conentración de orina.

Para evitar la retención de líquidos se recomienda:

  • Alimentarse saludablemente con una buena cantidad de proteínas y aumentar el consumo diario de frutas, verduras y cereales. Los batidos de hojas verdes, como ser espinaca, pepino, apio son altamente recomendables para el proceso de depuración.
  • Realizar al menos media hora de actividades físicas que ayuden a mejorar la circulación, como caminatas, bicicleta, baile, natación. Repetir estas rutinas de tres a más veces por semana.
  • Tomar como mínimo 8 vasos de agua al día.
  • Disminuir el consumo de sal y de aquellos alimentos que la contienen en altas cantidades (embutidos, conservas, quesos, ahumados, pan con sal, pastillas de caldo, sopas y purás envasados, gaseosas, alcohol y salsas como mayonesa, kátchup, salsa de soja, mostaza).
  • Evitar el consumo de alimentos con mucha azúcar.
  • Descansar elevando las piernas, no permanecer mucho tiempo sentado, no utilizar prendas de vestir muy apretadas.