Uso de pantallas en la infancia

Cada vez es más común encontrarnos con niños menores de dos años que saben usar a la perfección el celular o la tablet. Es parte del entretenimiento diario y muchas veces ante el pedido de ellos de “¿me prestas el celu?” nos cuesta la respuesta negativa.

El uso de la tecnología en los niños es algo que preocupa a los especialistas de desarrollo infantil. Los “nativos digitales” acceden fácilmente a aparatos tecnológicos.

El uso prolongado a través del tiempo afecta el desarrollo cerebral de los niños, particularmente en las zonas vinculadas con el aprendizaje, memoria y lenguaje. Se ha asociado con mayor frecuencia de déficit atencional y problemas de aprendizaje.

Usar el celular sin control hace que se pierda la noción del tiempo estando a veces varias horas en una actitud sedentaria. Esto no es positivo en ningún caso, y menos en niños con problemas de obesidad.

Si se utiliza cercano a la hora de dormir puede generar inconvenientes para conciliar el sueño o que la calidad del mismo no sea buena, lo que se traduce en problemas de humor o menor rendimiento escolar.

Debemos evitar que niños menores a 2 años accedan a pantallas y que de 2 a 6 años el máximo de exposición sea una hora al día. En el rango de 6 a 12 lo ideal es que no sea más de dos horas al día y cuando son mayores de 12 debemos estar atentos con el uso que le dan a las redes sociales y a internet.

Nuestro consejo es acordar reglas mínimas del uso de celular, por ejemplo evitarlo en espacios como pueden ser vida al aire libre, reuniones familiares y cumpleaños. El uso excesivo da retraimiento social, lo que inhibe la comunicación verbal, visual, gestual y afectiva entre las personas.

También evitar este regalo antes de los 12 años y cuando se haga tener un tiempo de conversación respecto a su uso responsable y los riesgos de internet.

Fuente: Clínica Alemana de Chile