Niños de vacaciones
Dra. Anna Bonino | Pediatra

Durante las vacaciones debemos prestar especial atención a diferentes aspectos relacionados con la salud de nuestros niños.

Alojamiento
Al momento de elegir el destino de veraneo, debemos considerar el lugar donde nos hospedaremos. Las características más importantes a considerar son la protección en lo referente a las ventanas, balcones o decks, así como el cercado de la piscina cuando tenemos niños pequeños.

Cuidados en el agua
Los accidentes se producen con mayor frecuencia en piscinas privadas y en menores de 6 años.
En los niños pequeños el uso de flotadores es indispensable, aunque estén jugando fuera de la piscina o en la arena. Extremar la vigilancia por parte del adulto sin perder de vista a los pequeños mientras estén cercanos al agua.
Siempre es conveniente localizar el puesto de salvavidas al llegar a la playa y evitar los baños en zonas no habilitadas.
Es recomendable el uso de lentes de piscina, ya que el cloro y otros agentes que se utilizan en la desinfección de piscinas favorecen la irritación ocular, generando una puerta de entrada para gérmenes que pueden provocar conjuntivitis. Las otitis externas son otras infecciones frecuentes en el verano, por lo que es importante secar los oídos con una toalla al salir del agua.

Picaduras de insectos
Las picaduras de insecto son una de las consultas más frecuentes durante el verano. El uso de repelentes es una medida útil de prevención. Recordemos que no está recomendado su uso en menores de 6 meses. Debemos evitar el contacto con ojos, labios y narinas. En niños se recomienda la aplicación de repelentes en crema y únicamente en zonas expuestas. Para la elección del mismo hay que tener en cuenta que la concentración de DEET no supere el 15%. No aplicar más de dos veces al día. Además, es importante tener en cuenta que el repelente se aplica 30 minutos posterior al protector solar.
Las picaduras producen enrojecimiento, edema y picazón intenso. Lo más importante es evitar la infección local, por eso es recomendable lavar bien la zona afectada con agua y jabón. Mantener las uñas cortas y limpias. Se puede aplicar frío local por 10 minutos para bajar la inflamación.

Cuidado de la piel
Las actividades al aire libre son las preferidas por nuestros pequeños durante el verano, esto hace que reciban hasta el triple de radiación solar que los adultos. Por ello recordemos evitar la exposición solar entre las 11 y las 17 hrs, incluso en días nublados; así como fomentar el juego en lugares sombreados.
Se recomienda distribuir filtro solar media hora antes de la exposición al sol. Es aconsejable repetir esta práctica cada 2-4 horas. El factor de protección utilizado debe ser al menos de 30 FPS.
La ropa es la forma más práctica de protección solar. Cuanto mayor superficie cubierta tengamos mejor protección logramos. Se recomienda la ropa de tejidos de trama compactos, así como los colores oscuros. El sombrero se prefiere de ala ancha que cubra orejas y nuca. Usar lentes de sol con filtro UVA y UVB también es una práctica que no debemos olvidar.

Alimentación
En las épocas de calor es importante prestar especial atención a la hidratación de los niños, ofrecerles con mayor frecuencia agua y favorecer el mayor consumo de frutas y verduras, por su alto contenido hídrico. También los hidratos de carbono deben estar incluidos en la dieta ya que es una época de mucha actividad física en niños en crecimiento.
Una de las intoxicaciones más frecuentes del verano son las alimentarias, que generan síntomas digestivos que pueden llegar a ser graves en los más pequeños.
Debemos tener en cuenta el lavado de manos frente a la manipulación de los alimentos. Evitar los alimentos crudos, sobre todo huevo, carne y pescado. Una vez cocinados no dejarlos más de 2 horas a temperatura ambiente antes de consumirlos. Con respecto a los biberones asegurarnos que no queden expuestos al sol y lavarlos frecuentemente con agua y jabón.

Uso del celular
Por último quiero invitar a todos a hacer una reflexión que quizá nos ayude a disfrutar aún más las vacaciones en familia. Tratemos de enfocarnos menos en los celulares, en las fotos, y disfrutemos el tiempo de juego o en el agua con los niños. Recientes estudios demuestran aumento de accidentes no sólo vehiculares por el uso de celulares, sino también en ahogamiento de niños por distracciones de sus cuidadores.