Abdomen firme para el embarazo

Los músculos abdominales tienen un rol importante en el período de la gestación ya que son los encargados de la estabilización del tronco.

Es necesario fortalecer la musculatura abdominal antes del embarazo ya que la expansión abdominal interrumpe la función de estos músculos y conduce a un desequilibrio de esta región.

Cuando la pared abdominal se encuentra bien desarrollada la posición del bebé se beneficia y ayuda a una mejor salida durante el parto. También colabora a disminuir los dolores lumbares que van en aumento con las semanas de embarazo.

Los músculos abdominales, además, cumplen una misión fundamental en los pujos del periodo expulsivo del parto, y también, en la expulsión de las heces. Muchas mujeres sufren estreñimiento en el embarazo. Este mejora mucho cuando practican el pujo que se explica aquí.

Previo al embarazo esta zona se puede trabajar con planchas dinámicas, abdominales isométricos, entre otros ejercicios. Durante el embarazo se pueden realizar ejercicios como el puente de glúteos (recostada sobre una superficie plana, con piernas flexionadas, se eleva la pelvis), abdominales de contracción por períodos cortos sin hacer movimientos lumbares y en algunos casos planchas isométricas. Los ejercicios van a depender de si la madre ya realizaba rutinas previo a este nuevo estado.

Siempre se debe estar supervisada por un profesional.