Cerebro Saludable
Facundo Manes

¿En qué se diferencia el ser humano de las demás especies?
Somos seres emocionales y las emociones no olvidan nuestro pasado evolutivo. Tenemos emociones básicas como el miedo, la tristeza, la sorpresa, el asco, la ira, la alegría. De todas las básicas que compartimos con las demás especies, el miedo es la más importante. El peligro no se puede posponer. Tenemos un sistema de miedo muy desarrollado, que detecta peligro, pero a veces funciona mal y detecta peligro donde no hay, llevándonos a la ansiedad patológica. Nuestra especie es la única que puede imaginar el futuro y que puede revisar el pasado.

Cuando un bambi se enfrenta con un león tiene miedo porque lo puede comer, tiene cambios corporales y eso también lo tenemos nosotros. Si nos enfrentamos a una situación de alguien armado seguro vamos a tener taticardia, redistribución de la sangre, dilatación de la pupila, hipertensión arterial y eso es miedo. Esta sensación viene después del cambio corporal.

Los seres humanos podemos ver la amenaza cuando es real, pero podemos imaginarnos amenazas que no son reales generando ansiedad.

Hay emociones secundarias que no dependen de la biología y no están en otras especies, como la culpa, el orgullo, la vergüenza, que dependen de la cultura.

¿Cómo se compone la inteligencia?
El coeficiente intelectual es un aspecto de la inteligencia, pero para nada representa la complejidad de nuestra inteligencia.

Hay una inteligencia emocional que es reconocer las emociones de uno y de otros. Tener empatía emocional es poder sentir lo del otro, su alegría, su tristeza.

La persona que reúne ambas empatías (emocional y cognitiva) tiene más posibilidad a ser líder que la gente que solo tiene un elevado coeficiente intelectual. Toma mejores decisiones.

La inteligencia es expandible, flexible. El no pensar que es así genera frustración y nos hace abandonar el barco.

  • La inteligencia colectiva es mucho más que la suma de las inteligencias individuales. Hay tres factores que predicen el éxito de un equipo:
  • Que los miembros del equipo tengan alta empatía aumenta las chances de un equipo exitoso.
  • Que haya, además del líder, varias voces dominantes.
  • Que haya diversidad de género.

¿Qué es necesario para alcanzar la felicidad?
El primer factor de felicidad en nosotros es el vínculo humano, no solo profundo, de calidad, sino que también el esporádico. Al estar en contacto humano con otras personas se liberan neurotransmisores que tienen que ver con la confianza, la oxitocina y el placer (la dopamina).

También somos felices disfrutando el presente, cuando nos enfocamos en el ahora los sistemas de ansiedad se alejan. Un cerebro atento es más feliz y más productivo, en este punto el celular nos juega en contra, nos hace menos productivos, más ansiosos, estresados. La tecnología bien usada es fantástica, pero mal usada nos hace mal. Tenemos que volver a aburrirnos, a no hacer nada.

El altruismo también nos da bienestar. El ser humano tiene esta capacidad de ayudar, aunque no vea los resultados, por ejemplo, trabajar para el hambre en otro continente o para la educación del futuro.

El manejo de las expectativas y la gratitud son importantes para sentirnos plenos.

El ejercicio físico refuerza el pensamiento creativo y es el mejor antidepresivo y más económico.

La herencia juega un rol en ver el vaso lleno o vacío, pero no en un 50% como se pensaba antes, aproximadamente un 30% dependen de nuestros genes.

  • ¿Cómo mantenemos un cerebro saludable?
  • Hay que mantenerse activo toda la vida. Hay que jubilarse, pero nunca de lo que a uno le apasiona. Aprender cosas nuevas, idiomas, instrumentos musicales. Ayuda aprender cosas del área de uno, pero más importante es desafiarnos con lo nuevo, salir de la zona de confort.
  • Ser optimista es un factor de protección cerebral.
  • Estar conectado socialmente.
  • Realizar ejercicio físico genera muchas conexiones cerebrales nuevas.
  • Debemos dormir 8 horas. El sueño es salud. Llevar el celular a la cama no es una buena elección. La cama es para dormir, pero no es para la oficina. El sueño consolida la memoria, refuerza el sistema inmune, modula el sistema hormonal.
  • Hay que trabajar el estrés, es una respuesta fisiológica al aumento de la demanda. El estrés crónico afecta el cerebro, incluso lo afecta anatómicamente. La mejor manera para reducirlo es cambiar la manera que pensamos ya que determina la manera que sentimos. Debemos eliminar esos pensamientos tóxicos que invaden nuestra mente. Meditar es una buena ayuda.