La importancia de prevenir
Dr. Andrés Álvarez – Gastroenterólogo

El cáncer colorrectal (CCR) es un problema sanitario en nuestro país y su frecuencia está aumentando.

Constituye la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer y la tercera en el hombre. Por sus características de desarrollo biológico es susceptible de prevención usando los métodos de diagnóstico disponibles.

La historia natural lentamente progresiva del cáncer colorrectal (en más del 95% de los casos el proceso evoluciona a partir de pólipos adenomatosos), lo hace especialmente susceptible de un enfoque preventivo.

Conociendo su comportamiento nos permite la realización de exámenes periódicos (pesquisa) para detectar y extirpar los pólipos permitiendo prevenir la enfermedad con significativa disminución de la incidencia.

Además cuando el CCR es detectado en una fase temprana, las posibilidades de curación son superiores al 90% y los tratamientos son menos invasivos.

Una de las estrategias altamente efectiva que busca la prevención de este tipo de cáncer es la pesquisa de la población general mayor de 50 años de edad mediante el análisis de sangre oculta en materia fecal con una frecuencia anual.

Este tipo de análisis es no invasivo, de muy fácil instrumentación y de un alto rendimiento. Se trata de una prueba inmunológica en la materia fecal, basada en una reacción antígeno-anticuerpo que detecta específicamente sangre humana y en bajas concentraciones; de esta forma puede orientar con más precisión a aquellos individuos que requieren una prueba de fibrocolonoscopía.
Se utilizan especialmente al momento de planificar un programa de prevención poblacional.

Medicina Personalizada, comprometida con la salud, y siempre desde un enfoque preventivo recomienda a sus socios la práctica sistemática del mismo.

¿Quiénes deben practicarse el FECATEST?

Para que una medida preventiva sea eficaz es importante determinar en las personas a estudiar algunos factores, como ser la edad (90% de los CCR se presenta por encima de los 50 años), los antecedentes personales y familiares de enfermedades con riesgo aumentado para CCR, de CCR o de pólipos adenomatosos, o ambos.

Esto permitirá al profesional elegir el método que debe usar según los rendimientos en cuanto a invasividad, sensibilidad, equipamiento, técnica y disponibilidad.

En el caso del FECATEST serían aquellas personas mayores de 50 años, asintomáticas, sin antecedentes personales ni familiares que los coloquen en un grupo de mayor riesgo de padecer CCR (a saber, personas con antecedentes personales de CCR o adenomas, enfermedades inflamatorias – Colitis Ulcerosa, E.de Crohn, poliposis; antecedentes familiares de primer grado de CCR, adenomas o poliposis).

Es importante destacar que las personas que refieran sangrado digestivo con las materias o que presentan síntomas sugestivos de enfermedad colónica no entran en un programa de pesquiza. Estos deben estudiarse a fin de determinar la causa de su sintomatología.

En caso de que un test de sangre oculta sea positivo, se deberá realizar fibrocolonoscopía (FCC) a fin de determinar la causa del sangrado. Y si es negativo debe repetirse anualmente.

Según estudios nacionales e internacionales la detección temprana de este cáncer basada en el test de sangre oculta en materia fecal en personas mayores de 50 años disminuiría drásticamente el número de casos.

En resumen, el cáncer colorrectal es un tumor cuya frecuencia está aumentando y que es susceptible de prevención usando racionalmente los métodos de diagnóstico disponibles.