Adolescencia en pandemia

Dra. Ruth Gajer

Días pasados la Dra. Ruth Gajer brindó una charla virtual para los Colegios y Clubes de Punta del Este, de la cual nos pareció interesante extraer algunos conceptos para compartir e invitarlos a verla completa en nuestro canal de Youtube.

La Organización Mundial de la Salud define la adolescencia como el período de crecimiento y desarrollo que va desde los 10 a los 19 años. Es una de las etapas de transición más importante en la vida del ser humano. Es el período de mayor sensibilidad al contexto, durante el cual pasan más tiempo con sus compañeros.

Hoy nuestros adolescentes están en PANDEMIA, una situación de crisis que implicó muchos cambios; representando una sobrecarga repentina que nos ha puesto a todos en una situación de estrés, aumentando el riesgo de problemas emocionales y comportamentales.

En este contexto los cambios están muy vinculados a la pérdida, al dolor. Tengamos presente que hoy no estamos en la misma situación que en marzo del 2020, donde había una gran angustia, miedo e incertidumbre como generadores de ansiedad. Si bien la incertidumbre persiste ya hemos transitado por etapas que nos hace encontrar en un momento emocional diferente.

Los adolescentes están enfrentados a los siguientes estresores:

  • Miedo a contraer la enfermedad o contagiar a seres queridos
  • Frustración
  • Sobrecarga de información
  • Aburrimiento
  • Cambios en los patrones de actividad diaria
  • Posible pérdida financiera familiar
  • Imposibilidad de proyectarse, planificar

El impacto de la pandemia en la salud mental de los adolescentes depende de diferentes factores:

  • Edad
  • Estructuración familiar
  • Situación educativa
  • Nivel social
  • Salud parental
  • Antecedentes de patologías o condiciones previas
Lo que más se ha detectado a partir de esta situación que nos encontramos atravesando es depresión y ansiedad. Hay un margen de signos esperables, pero ante la duda el consejo es consultar.

Como se comentaba en un comienzo, en esta etapa de la vida es cuando más están con sus pares y si bien la virtualidad ha sido positiva en poder continuar con clases, llevar adelante algunos hobbies, debemos saber que la misma nunca va a poder sustituir el contacto físico que pueden tener en las instituciones educativas.

Seamos conscientes que las pantallas tienden a generar la desregularización, son adictivas, por lo que es crucial el rol de la familia en ordenar, limitar y regular el uso de las mismas.
Es muy importante establecer acuerdos de los permitidos, días, horarios. Estamos frente a un aumento del 30 al 40% de juego en pantalla en nivel mundial.

Es muy difícil ofrecerles algo que los atrape tanto como las pantallas, pero debemos ser creativos en ver cómo lograr que haya otros planes sin confrontar.

¿Cuáles son los signos de alerta?

  • Repliegue o retraimiento social
  • Falta de apetito o pérdida de peso
  • Dificultades para conciliar o mantener el sueño
  • Ideas de muerte
  • Lesiones auto infringidas
  • Ansiedad excesiva (crisis de pánico, fobias, obsesiones, compulsiones)
  • Pasividad y abandono de actividades
  • Pérdida de hábitos de higiene y descuido personal
  • Tristeza como estado de ánimo predominante

¿Qué hacer?

Dentro de las sugerencias brindadas por la Dra. Gajer está hablar sinceramente sobre lo que sienten ellos y sentimos nosotros, incluirlos en la toma de decisiones y delegarles responsabilidades, organizarse y generar rutinas, ayudarlos a regular los tiempos, evitar el uso excesivo de internet y redes sociales, fomentar las actividades creativas y al aire libre y estimular con los cuidados correspondientes el mantenimiento de las relaciones sociales. No dudar en consultar.