Pascuas: bienvenido el chocolate

Comer chocolate está asociado con un momento de placer y, para suerte de muchos, en los últimos tiempos se le han descubierto una gran cantidad de propiedades que benefician la salud.

La composición química del chocolate se destaca por su elevada concentración de polifenoles, principalmente flavonoides, una sustancia química que ayuda a prevenir los problemas cardiovasculares.

También se ha encontrado una asociación entre consumo de chocolate y elevación de endorfinas, por lo que tras su consumo pudiese presentarse sensación de placer y felicidad. La sustancia responsable de esto es la feniletilamina.

Debemos ser cautelosos en las cantidades, tratar de no ingerir más de 30 gramos diarios dentro de una dieta balanceada y eligiendo el chocolate amargo que tiene un mínimo de 70% de cacao, que no incluya mezclas de manteca animal o vegetal, ya que contienen ácidos grasos saturados que se asocian con la elevación del colesterol sanguíneo.

Los beneficios son:

  • Incrementa la actividad antioxidante, ya que los flavonoides pueden proteger los tejidos del stress oxidativo, es decir, previene el envejecimiento prematuro de las células.

  • Disminuye el colesterol malo, aumentando los niveles del colesterol bueno.

  • Disminuye la presión arterial.

  • Tiene efecto antiplaquetario, previniendo la formación de trombos.

  • Reduce el síndrome de fatiga crónica.

  • Mejora el metabolismo de la flora intestinal.