Día Mundial Sin Tabaco

Cada año, el 31 de mayo, la OMS y asociados de todo el mundo celebran el Día Mundial Sin Tabaco, dedicado a resaltar los riesgos para la salud por el consumo de tabaco, que es la principal causa prevenible de defunción en el mundo.

La epidemia mundial de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600.000 son no fumadores que mueren por respirar humo ajeno. El objetivo primordial del Día Mundial Sin Tabaco es contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras no solo de esas consecuencias devastadoras para la salud, sino también de los flagelos sociales, ambientales y económicos que se derivan del consumo de tabaco y la exposición al humo que desprende.

Al quemar un cigarrillo se generan más de 4.000 sustancias químicas entre ellas la nicotina (genera adicción), alquitrán (factor de riesgo para cáncer), amonio, arsénico, DDT, formaldehído, monóxido de carbono.

¿Qué produce el tabaco en nuestro organismo?

  • Cáncer: Con el consumo de 10 a 20 cigarrillos diarios, el riesgo de morir por cáncer pulmonar aumenta 14 veces. El tabaco puede traer aparejado cáncer de boca, laringe, tráquea, pulmón, esófago, páncreas, riñones y vejiga.

  • Enfermedades cardiovasculares: El cigarro aumenta al doble el peligro de sufrir un infarto cardíaco o un ataque cerebral. Los componentes inhalados del humo del cigarrillo dañan el endotelio, superficie que recubre el interior de los vasos sanguíneos.

  • Alteraciones en la piel y otros: El tabaco afecta el colágeno de la piel, acelera el proceso de envejecimiento cutáneo y favorece la aparición de arrugas. Aumenta la frecuencia de osteoporosis, induce una menopausia prematura y produce impotencia en el hombre.

  • Alteraciones en el embarazo: El feto también recibe los tóxicos del cigarrillo a través de la placenta. Hay mayor riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros y recién nacidos de bajo peso.

  • En nuestro cerebro la nicotina causa una descarga de dopamina, una sustancia química que controla las regiones del cerebro  donde se dan las sensaciones de satisfacción, placer y motivación. La nicotina es una de las sustancias más adictivas que existen.

¿Es posible dejar de fumar?

  • Vale la pena esforzarse para abandonar este mal hábito.

  • Dejar de fumar es un desafío personal. Supone un compromiso contigo mismo. Es vivir más y mejor siendo un gran ejemplo que genera respeto y admiración.

  • Dejar de fumar devuelve la libertad.

  • En MP contamos con el programa “Pulmones Sanos” para ayudar a nuestros socios que están dispuestos a dejar el hábito del cigarrillo.